Cambio en nuestros hábitos de consumo

¿Has pensado alguna vez en la gran incidencia que tienen nuestros nuevos hábitos de consumo en el medio ambiente? 

En las últimas décadas, nuestros hábitos de consumo han cambiado radicalmente:  hemos pasado de ingerir alimentos naturales y menos procesados -generalmente obtenidos directamente de quien los cultiva- a comprarlos de forma envasada, en la que contienen una serie de elementos no biodegradables como plástico, film, poliestireno expandido (plumavit), entre otros.

Si bien esta forma de consumo resulta práctica y fácil para la agitada vida de hoy, esto conlleva un gran daño para el medioambiente. La cantidad de plástico utilizada en envases y embalajes conforma un 48% de las principales actividades económicas que demandan aplicaciones plásticas

Sin embargo, existe un cambio de estilo de vida que está siendo adoptado por mucha gente, especialmente los jóvenes. Esto implica desacostumbrarse a la comodidad de los alimentos envasados, con el fin de producir y consumir sus propios alimentos.

Esta práctica reduce el número de intermediarios necesarios para llevar los vegetales a la mesa, los que constituyen el 20% de las causas del cambio climático debido a la contaminación liberada al ambiente mediante el transporte, envasado y almacenamiento de los productos. 

Cosechando en la comuna de La Reina.

Huertas en la ciudad

Hortalizas, frutas, legumbres, plantas aromáticas o hierbas medicinales, son algunas de las variedades de vegetales que puedes cultivar fácilmente en tu hogar. Esto es posible gracias a la creciente tendencia de las plantaciones urbanas, que son espacios ideales al aire libre e, incluso, al interior de tu hogar para tener tu propia cosecha.  

Uno de estos espacios son los huertos verticales, que surgen como iniciativa para aprovechar el espacio de cercos, panderetas o muros, en los que es posible disponer de recipientes o macetas en los que ubicar los vegetales. Además, también existen las plantaciones en las calles, que sirven para el uso común de sus vecinos.

Huerto en las calles de Villaseca.

Un caso aún más innovador es el de los techos verdes, que aprovechan las azoteas, balcones y terrazas para la siembra de vegetales. La construcción de estos es simple, ya que se pueden utilizar tan solo botellas plásticas, o -en caso de querer algo más elaborado- agregar tubos con llaves de paso y un contenedor para el agua

Los beneficios de este tipo de plantaciones van más allá de las mencionadas anteriormente, ya que debido a las características de su implementación, pueden ayudar a mejorar la vida del hogar.

La justificación tras este beneficio, en términos simples, es que las capas de los techos verdes actúan como material aislante, lo que los hace un efectivo aislante acústico. Además, ayudan a regular la temperatura de los edificios, lo que significa ahorrar la energía necesaria para un sistema de calefacción. 

Otra opción existente es el de las huertas urbanas, como la ubicada en la comuna La Reina, que fomentan el contacto con la naturaleza y la vida en comunidad mediante los cultivos. El siguiente video muestra cómo se trabaja en aquellos lugares, y ejemplifica lo que se puede lograr gracias ellos:

Ahora que conoces los beneficios que te puede traer este estilo de vida, ¿te animas a intentarlo? ¿Cuál es el que más se adapta a tus necesidades? 

Fuentes: Ecoinventos, Portal Frutícola, Iberdrola, Universidad San Sebastian, EcoEd.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Algo que ver

Encuesta

¿Qué combustible utilizas para calefaccionar tu hogar en invierno?

View Results

Loading ... Loading ...