Cómo el trabajo en equipo de Tailandia está transformando los desechos plásticos en objetos de valor

Hablemos de noticias que inspiran, de esas que nos alegran el día porque vemos cómo en comunidades donde no tienen nada, luchan por vivir en mejores condiciones y logran superar la adversidad. Es el caso de una pequeña aldea en Tailandia que se une para convertir los desechos plásticos en objetos de valor.

Un movimiento provocado por la pasión de un hombre que ha logrado transformar la aldea de Wangwa, al Centro-Este de Tailandia, en una historia de éxito ambiental y social. La aldea estaba atascada por la basura dado a la fuerte industrialización de la zona en los últimos años. El esfuerzo de Sayan, el hombre que está detrás de esta historia, unió al gobierno, la industria y los aldeanos para mejorar la salud y los medios de vida locales, al decidir empezar a recolectar la basura que se generaba, y comenzar a clasificarla y reciclarla.

Todo comenzó el año 2013, el panorama de Wangwa era desalentador, 500 familias vivían entre pilas de basura, las cuales se seguían acumulando y eran cada vez mayores. Suciedad, malos olores, y ninguna gestión por parte del gobierno para hacerse cargo del problema. La contaminación había llegado a tal punto, que los niños se estaban enfermando y la aldea se estaba llenando de perros callejeros y ratas.

Sayan Rungreaung llevó a los miembros del comité comunitario a encontrar una solución al desperdicio que permitiera a su pueblo a vivir mejor. En primera instancia se le pidió a las personas de cada hogar separar la basura en desechos orgánicos, lo cual llevó a separar 18 toneladas mensualmente, lo que sirvió como alimento para animales y fertilizante.

Pronto se unieron el gobierno municipal y el sector privado, proporcionándoles instalaciones, equipos y caminos necesarios para lanzar la iniciativa de reciclaje. Una campaña educativa que involucró a maestros, escuelas e instrucciones que se les dio a los vecinos puerta a puerta. Todo esto llevó a la consciencia y a la acción por parte de la comunidad. En poco tiempo, las familias también estaban recolectando sus desechos reciclables y llevándolos al centro mensualmente, muchos transformaban los desechos ya clasificados y lavados en bolsos, carteras o elementos decorativos.

Sayán explica como inició el proceso con un puerta a puerta, llamando a los vecinos a sumarse a la iniciativa. “Comencé tocando a cada puerta hasta que 50 personas finalmente se unieron a mi. Estudié cómo manejar y clasificar los desechos por mi cuenta y luego eduqué a los voluntarios”.

En 2018, se lanzó la Asociación Público-Privada de Plásticos (PPP) para ayudar al gobierno tailandés a alcanzar sus objetivos ambientales con recursos y fondos de Dow y otras compañías líderes en Tailandia, como SCG y PTT Global Chemical. A través de talleres sobre cómo segregar cada tipo de plástico y una red exitosa de autoridades locales, comunidades y empresas de reciclaje, las familias de Wangwa desarrollaron una nueva mentalidad: el plástico es demasiado valioso para desperdiciarlo. Para 2019 los desechos plásticos enviados a los vertederos disminuyeron un 20% y el programa apunta a reducirlos a cero para 2022. Hoy, los plásticos de Wangwa se clasifican, reciclan y transforman en nuevos productos que a su vez se usan y reciclan nuevamente, haciéndose parte de la economía circular que frena los desechos al medio ambiente.

¿Quieres saber más? Te invitamos a visitar el sitio web en el siguiente link: https://dont-waste.dow.com/en-us

Fuentes:

 https://www.nationalgeographic.com/

Una respuesta a Cómo el trabajo en equipo de Tailandia está transformando los desechos plásticos en objetos de valor

    Agregar un comentario

    Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

    Algo que ver

    Encuesta

    ¿Qué combustible utilizas para calefaccionar tu hogar en invierno?

    View Results

    Loading ... Loading ...